DÉFICIT VITAMÍNICO

Síntomas de la deficiencia de vitaminas:

• Cansancio general: uno de los principales síntomas de la deficiencia de vitaminas es la fatiga. Desde que te levantas tienes una fuerte sensación de cansancio y debilidad producida por un déficit de vitamina C.

• Aparición de llagas en la boca sin aparente razón a causa de una falta de vitamina B12 y ácido fólico, que son los encargados de la formación de los glóbulos rojos.

• Caída del cabello, producida por una deficiencia de vitamina B8. Otras consecuencias de la falta de biotina son la aparición de canas, uñas quebradizas o dolor muscular.

• Dificultad de cicatrización: el déficit de vitaminas C y K pueden provocar también hematomas constantes y encías inflamadas. La escasez de vitamina C en el organismo dificulta la acción de almacenaje y reserva del cuerpo humano para momentos de escasez1 .

• Aparición de infecciones: el déficit de vitamina A puede afectar a la salud de la piel y del sistema inmunológico.

Una buena y completa alimentación es la base para solucionar todos los problemas anteriormente nombrados.

Los alimentos más destacados para evitar una posible deficiencia de vitaminas son:

• 4 o 5 piezas de fruta al día: ayuda a mejorar el déficit de vitamina C comiendo fruta diariamente. Además, las frutas te ayudarán a tener más energía durante todo el día. • Pescado azul: gracias a sus niveles de vitamina B ayuda a frenar la caída de pelo causada por la falta de vitamina B8.

• Verduras: el brócoli, la col o la coliflor son un ejemplo de verduras que te ayudarán contra los problemas de cicatrización.

• Lácteos: te ayudarán para mejorar tu sistema inmune y así luchar contra las infecciones.

En caso de sufrir alguna deficiencia de vitaminas, y a pesar de tener una correcta alimentación, también pueden ser recomendables los productos de suplementación.

Existen 8 vitaminas del grupo B:

• La vitamina B1 o tiamina: sirve para convertir los hidratos de carbono en energía. De este modo, contribuye a satisfacer las necesidades energéticas del organismo, especialmente las del cerebro y los músculos, órganos que necesitan especialmente hidratos de carbono. Además, la tiamina interviene en la transmisión de los impulsos nerviosos.

• La vitamina B2 o riboflavina: es importante para la transformación de carbohidratos, lípidos y proteínas en energía, para la producción de glóbulos rojos y contribuye a la protección de las células contra el estrés oxidativo.

• La vitamina B3 o niacina: ayuda a transformar los alimentos en energía, es necesaria para el buen funcionamiento del sistema nervioso y el mantenimiento de una piel normal. Una pequeña parte puede ser sintetizada por las bacterias del intestino.

• La vitamina B6 o piridoxina: es necesaria para la síntesis de la hemoglobina, una proteína necesaria para el transporte de oxígeno en la sangre interviene en el metabolismo de las proteínas y en la síntesis de ciertos neurotransmisores.

• La vitamina B8 o biotina: contribuye al metabolismo energético normal, al buen funcionamiento del sistema nervioso y al bienestar de la piel y del cabello.

• La vitamina B9 o ácido fólico: contribuye al metabolismo energético normal, a la producción de glóbulos rojos y al control de los niveles de homocisteína que, si son elevados, aumentan el riesgo cardiovascular. Contribuye a la función psicológica normal.

• La vitamina B12 o cobalamina o cianocobalamina: es una sustancia que contiene cobalto e interviene, junto con el ácido fólico, en el metabolismo de la homocisteína. Además, la vitamina B12 interviene en la producción de glóbulos rojos y es necesaria para el buen funcionamiento del sistema nervioso central.

Para que nuestro organismo pueda cumplir con normalidad todas sus funciones y mantener nuestra salud fuerte, debemos tener una nutrición equilibrada que incluya minerales y estas vitaminas para tener energía, la concentración y el sistema inmunológico activos.

VITAMINA D

La carencia de vitamina D puede provocar muchos problemas en los adultos.

Uno de ellos es la osteomalacia, una enfermedad metabólica que provoca un adelgazamiento macroscópico de los huesos, que empiezan a doler y se hacen propensos a las fracturas.

La osteoporosis en adultos también puede deberse a la carencia de este micronutriente. Se trata de una enfermedad esquelética sistémica que provoca el debilitamiento de los huesos debido al deterioro de la microarquitectura del tejido óseo y la consiguiente disminución de la masa mineral ósea.

Los estudios de laboratorio también han demostrado que la presencia de esta vitamina tiene actividades potencialmente preventivas y ralentizadoras del crecimiento de tumores.

El magnesio favorece la absorción de la vitamina D, por lo que ayuda a regular sus niveles en nuestro organismo.

Las necesidades diarias de vitamina D varían de forma natural en función de la edad de la persona.

  • Deficiencia de vitamina D en los jóvenes:

La vitamina D es esencial para el desarrollo óseo en los niños y jóvenes en edad de crecimiento. De hecho, una ingesta baja en la infancia puede provocar raquitismo 3 .

La presencia de esta vitamina aumenta la respuesta del sistema inmunitario, haciendo que nuestras defensas sean más fuertes frente al ataque de agentes patógenos. También es importante para la regulación del sistema inmune, la función muscular y el desarrollo cerebral 1.

Para evitar carencias y cubrir sus necesidades, se debe incentivar a los niños a jugar mucho al aire libre durante el día, incluso en los meses de invierno.

También debe seguirse una dieta específica rica en pescado, leche, yogur, quesos grasos, semillas de sésamo y huevos.

BENEFICIOS DE LA VITAMINA E

• Antioxidante: la vitamina E es una vitamina liposoluble cuyas funciones están muy ligadas a sus propiedades antioxidantes. La vitamina E protege las células de los radicales libres, unas moléculas que se forman cuando el cuerpo descompone los alimentos y los convierte en energía. Estas moléculas pueden causar daños celulares, que pueden influir en diferentes enfermedades como las cardiovasculares. Por lo tanto, la vitamina E mantiene el cuerpo sano y retrasa el envejecimiento.

• Ayuda al sistema inmune: la vitamina E estimula el sistema inmune para que nuestro organismo pueda combatir los virus y bacterias. Es importante incluir un complejo vitamínico con vitamina E pasados los 50, cuando el sistema inmune empieza a debilitarse.

• Mejora el aspecto de la piel: gracias a sus propiedades antioxidantes, la vitamina E retrasa el envejecimiento celular y además ayuda a la cicatrización y a la dermatitis atópica.

• Ayuda a formar glóbulos rojos: la vitamina E interviene en la formación de glóbulos rojos, encargados de transporta oxígeno a los tejidos, y ensancha los vasos sanguíneos para evitar la formación de coágulos. A partir de los 40 el cuerpo acumula menos vitamina E por lo que para mantener el corazón, y otros músculos saludables, e importante incluir en la dieta algún complejo vitamínico que entre sus vitaminas y minerales incluyan vitamina E. ¿Dónde podemos encontrar la vitamina E? La vitamina E podemos encontrarla en algunos alimentos como:

• Aceites vegetales: como el aceite de girasol o de oliva. Siendo el de girasol el que más cantidad de vitamina E contiene.

• Frutos secos: pipas de girasol, avellanas o nueces, pipas de calabaza.

• Hortalizas de hoja verde: como las espinacas o el brócoli.

• Frutas: algunas frutas como el kiwi o las moras.

En nuestra farmacia os explicaremos y aconsejaremos el mejor producto para vuestra necesidad. En nuestra web, www.farmaciacastronogales.com, encontrareis los mejores polivitamínicos para tu necesidad. ¡VITAMÍNATE!

Tu configuración de cookies

Este sitio web utiliza cookies para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Puede aceptar, configurar la utilización de cookies u obtener más información AQUÍ.

Cookies necesarias
Las cookies necesarias ayudan a hacer una página web utilizable activando funciones básicas como la navegación en la página y el acceso a áreas seguras de la página web. La página web no puede funcionar adecuadamente sin estas cookies.
Nombre de la cookie Proveedor Finalidad Caducidad
PHP_SESSID www.farmaciacastronogales.com Esta cookie es nativa de PHP y permite a los sitios web almacenar datos de estado serializados. Se utiliza para establecer una sesión de usuario y para pasar datos de estado a través de una cookie temporal, que comúnmente se conoce como cookie de sesión. Sesión
PrestaShop-# www.farmaciacastronogales.com Esta cookie permite conservar abiertas las sesiones del usuario durante su visita y le permite pasar un pedido o toda una serie de funcionamientos como: fecha de adición de la cookie, idioma seleccionado, divisa utilizada, última categoría de producto visitado, productos recientemente vistos, acuerdo de utilización de servicios del sitio, identificador del cliente, identificador de conexión, apellido, nombre, estado conectado, su contraseña cifrada, e-mail relacionado con la cuenta del cliente y el identificador del carrito. 480 horas
Cookies de marketing
Las cookies de marketing se utilizan para rastrear a los visitantes en las páginas web. La intención es mostrar anuncios relevantes y atractivos para el usuario individual, y por lo tanto, más valiosos para los editores y terceros anunciantes.
Nombre de la cookie Proveedor Finalidad Caducidad
_fbp Facebook Utilizada por Facebook para proporcionar una serie de productos publicitarios como pujas en tiempo real de terceros anunciantes. 3 meses
Cookies estadísticas
Las cookies estadísticas ayudan a los propietarios de páginas web a comprender cómo interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.
Nombre de la cookie Proveedor Finalidad Caducidad
_ga Google Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web. 2 años
_gat Google Utilizado por Google Analytics para controlar la tasa de peticiones 1 día
Contenido no disponible